La importante labor de la Fuerza Aérea M…

La Fuerza Aérea Mexicana es una institución con historia y responsabilidad social, que ha preservado los valores del mexicano, velando por su integridad y bienestar.

Leer más

La importancia de la educación en México

La educación en México es muy importante en cuanto a desarrollo social y económico, pues una nación preparada siempre se mantendrá firme ante las adversidades.

Leer más

Trabajar en apego a la Constitución Mexi…

Nuestro país está frente a un nuevo gobierno, y es necesario que la administración entrante pueda conducirse bajo el marco de la Constitución Mexicana.

Leer más

Carlos Abascal y el diálogo


Vida y Legado


PODCAST



Leer más

Nota corta

“La libertad, para realizar, debe bajar a la tierra y encarnar entre los hombres. No le hacen falta a las sino raíces”.

Octavio Paz

Fotogalería

Discurso de Rodrigo Abascal Olascoaga con motivo de la presentación de la biografía de Carlos Abascal en la STPS

Buenos días tengan todos ustedes amigos de don Carlos. Agradezco especialmente la presencia y generosa hospitalidad de don Jesús Alfonso Navarrete Prida Secretario del Trabajo, don Rafael Adrián Avante Juárez Subsecretario del Trabajo, don Manuel Cadena Morales Oficial Mayor, así como la de nuestros presentadores, Señor Secretario General de la CTM don Carlos Aceves del Olmo, Señor Consejero Nacional de COPARMEX don Victor Gavito y Marco, y muy enfáticamente la presencia de la Doctora María Luisa Aspe Armella autora de esta magistral biografía.
Hoy es un día muy especial para nosotros en la Fundación Carlos Abascal y para todos sus amigos pues presentamos por vez primera su biografía, y no podía ser otro el lugar de la primera presentación que aquí, la Secretaría del Trabajo, su casa, en donde inició su breve pero intenso paso por el servicio público. Agradezco a todos los miembros del Consejo por su trabajo en esta causa, y en esta ocasión especialmente a don Jaime Domingo Lopez y a Omar Rodríguez, muchas gracias.
Don Carlos reconocido por todos por su congruencia, fue un hombre de Estado que supo amar a su País  y que sin duda amó a esta Secretaría, en donde desarrollo su concepto del amor en la política; en efecto en numerosas ocasiones expresó que también la política necesita recuperar el amor, porque no se puede perseguir el bien común si no es justamente amando a aquellos cuyo bien quieres”, expresión que solo se entiende a la luz del amor por la persona humana, en tanto es la persona el origen, fin y centro de la política; y sólo así haciendo política amando al  otro, al interlocutor, al gobernado, al opositor, puede realizarse plenamente la política.
Hoy más que nunca necesitamos recuperar el amor, nuestro país necesita recuperar ese amor del que Carlos Abascal nos hablaba y del que siempre dio ejemplo.
El político, el servidor público, está dedicado a la construcción del bien común y eso debiera traducirse en la realización plena de la sociedad, de las personas que la integran, Carlos Abascal era un político eficaz que sostenía “El político tiene la grave responsabilidad de construir el bien común y ese bien común es fruto de un profundo amor al hombre como tal, a la persona como tal, para consagrar todas la energías para que cada persona y cada núcleo sepa encontrar las oportunidades de su propio desarrollo para alcanzar la felicidad alcanzable en esta existencia temporal”.
Carlos Abascal justamente en esta Secretaría dedico gran parte de sus esfuerzos a hacer palpables los conceptos que él consideraba básicos, la dignidad humana y el bien común resultaban desde entonces una noción que él defendería y sostendría como base para las grandes misiones que tuvo que sortear. No olvidemos que el reto de la paz laboral en medio de la transición política, siendo el sector obrero, pilar fundamental del antiguo régimen, parecía a primera vista como algo imposible de alcanzar.
Pero Don Carlos creía en la persona, en las personas y afirmaba que: “la inversión que se hace en las personas, en su desarrollo, en su plenitud, en su aspecto son actividades necesarias que a fin de cuentas pagan, pagan y con creces”; a él le pagaron con el éxito en su gestión al frente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y con la paz laboral para México.
Siendo secretario del trabajo impulsó la idea de la Nueva Cultura Laboral, sosteniendo que esta visión estaba comprometida con el ser humano integral, para hacer de él el eje de todo el desarrollo y afirmaba: “No hay fórmulas mágicas, no hay decisiones o decretos, o leyes que vayan a transformar la realidad per se, sino este cambio profundo de la mentalidad, del compromiso social, del respeto de la dignidad de las personas, de su corresponsabilidad con ellas, que los empresarios, los líderes sindicales, los trabajadores, las autoridades hagan, para que a partir de este cambio profundo interno, adecuemos las estructuras, las instituciones, la cultura del trabajo y, de esta manera, enfocarnos todos en el verdadero sentido, en la verdadera razón de ser, la justicia y el bien común.”
Sus ideas no fueron utópicas e idealistas, gracias a su gestión presidió la Organización Internacional del Trabajo y fijo los cimientos para el desarrollo del concepto de trabajo decente, hoy en boga a nivel internacional y fundado en conceptos de la Nueva Cultura Laboral.
Por todo esto, estar hoy aquí, presentando esta biografía, es motivo de inmenso orgullo y felicidad para la fundación Carlos María Abascal Carranza. Aprovecho una vez más para agradecerle a la Doctora María Luisa Aspe Armella su tiempo y compromiso con este proyecto en el que plasma con sobriedad y precisión una verdadera historia de auténtico amor. El de Don Carlos por su familia, por su país y por Dios.
Les agradezco a todos los que hoy nos acompañan, a la Secretaría del Trabajo y al licenciado Jesús Alfonso Navarrete Prida por abrirnos las puertas de un lugar tan entrañable para Don Carlos. Estamos seguros que él así lo hubiera querido.
Finalmente, y lo dejo al último por ser lo más importante, esta presentación de la biografía de Don Carlos Abascal, estaría incompleta sin el reconocimiento a la coautora de tan brillante historia personal, doña Rosa Martha Olascoaga de Abascal musa inspiradora, formadora en el amor, compañera incansable de Don Carlos, esposa y madre.

Muchas gracias.

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116