Libertad en el Mundo Globalizado: ¿mucho ruido y pocas nueces?

Han pasado cientos de años desde la Edad Media, tiempo en que la humanidad sufrió la peor epidemia de su historia. Las personas morían por contradecir al gobierno y sólo unos pocos tenían una vida digna.

Hoy estamos seguros de tener todo lo que necesitamos en nuestros hogares. Podemos viajar por el país sin restricciones, dedicarnos a lo que queramos y… ¿mostrar nuestra inconformidad cuando estamos en desacuerdo con algo o alguien?

A pesar del innegable avance que hemos tenido como seres humanos y como sociedad, en esta etapa de la Globalización todavía hay muchos puntos en los que no todo el mundo parece estar de acuerdo.

La definición de Libertad dice que todos podemos elegir nuestra forma de actuar dentro de una sociedad responsablemente, concepto que a veces pareciera brillar por su ausencia en estos nuevos tiempos, a pesar de lo que muchas personas sufrieron para obtener el avance que tenemos actualmente.

Libertad hoy

Trabajos arduos de ocho horas o más, impuestos cada vez más altos, violencia en las calles, incertidumbre en la economía, e inconformidad con el Gobierno… De una u otra forma los problemas actuales limitan nuestros caminos y reducen nuestro rango de acción.

Para algunos pareciera que hemos regresado a la Edad Media, particularmente en nuestro país, en donde gran parte de la ciudadanía considera que la capacidad de decidir qué hacer con nuestras vidas depende de los intereses de unos pocos.

En los últimos años, libertades como opinar y expresar lo que pensamos se han visto vulneradas. La Globalización ha traído consigo la posibilidad de perjudicar a quienes van en contra de la corriente, siendo la manera más rápida la censura en diferentes medios así como los ataques personales.

Lo curioso es que hoy pareciera que son las minorías las que están imponiendo agendas y las que, con grave intolerancia, reprimen a quienes osan disentir respetuosamente. Es el gesto opresor del débil, de aquel que se hace víctima sin serlo porque ello le da una ventaja frente a la Opinión Pública.

Las nuevas tecnologías permiten a los gobiernos y corporaciones seguir cada paso de la gente sin notarlo. Así, ya no se puede hablar con libertad en los medios pertinentes.

Trabajar para mejorar

Si bien el campo de acción se ha ido reduciendo los últimos años, aún se puede hacer algo para que el progreso traído por la Globalización no se vuelva perjudicial para los que queremos una absoluta libertad en nuestro país y en el mundo.

Es importante saberse enterados de los abusos por parte de autoridades y empresas, no sólo en México sino fuera de él también. Son muchos los países en donde las libertades primigenias están siendo limitadas o incluso prohibidas en beneficio de unos cuantos.

Si más de una persona expresa la misma opinión sin dejarse intimidar, muchas más serán las  que levantarán la voz para evitar la omisión de nuestros derechos.

 

Biografía Un cristiano en la vida pública: Carlos María Abascal Carranza

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116