Las acciones de un buen político

Palabras del Secretario de Gobernación, Carlos María Abascal Carranza, durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión.

México, D.F., 28 de febrero de 2006

La decisión de elegir una carrera dentro de la política no es una cuestión simple, requiere de un verdadero convencimiento y sentido del servicio al prójimo y al país.

Lamentablemente, muchos de los hombres y mujeres que se desenvuelven en este medio, olvidan el verdadero motivo por el cual se encuentran en sus puestos y lejos de buscar el bienestar común, ocupan a la política para beneficio personal.

Fue durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados del honorable Congreso de la Unión, que el entonces Secretario de Gobernación Carlos María Abascal Carranza probó no sólo con palabras, sino con acciones, lo que significa ser un buen político.

Abascal afirmó que estaba ante ellos para reiterar su compromiso y el de mi equipo de trabajo para propiciar un ambiente de diálogo político (…) para garantizarle a los mexicanos, a las mexicanas, un entorno de gobernabilidad democrática”.

Sin duda, realizar todos los proyectos y las acciones de un buen político, pocas veces es una meta que se consiga debido al tiempo, presupuestos y en ocasiones los limitantes del mismo sistema de gobierno; pero no por eso se deja la tarea de lado, el mismo Abascal mencionó:

“Todavía tenemos pendientes que seguirán exigiendo nuestra coordinación y capacidad de diálogo para darle a la ciudadanía los resultados que espera”.

La labor de un Secretario de Gobernación vas más allá de aparecer en actos públicos, representa un esfuerzo por procurar que las cosas se hagan bajo la legalidad y que las personas que detentan el poder cedido por el pueblo se mantengan al margen de la ley.

El trabajo es constante y no conoce el descanso ya que existen situaciones y circunstancias que requieren de la atención inmediata y precisa, por lo que las acciones de un buen político deben estar presentes a toda hora.

Durante su discurso, el ex Secretario afirmó: “La complejidad de la vida política nacional es muy grande”., y no es una frase al aire, velar por la conservación del Estado de Derecho, la democracia y el fiel compromiso por fortalecer al país, requiere atención no sólo de un hombre, sino de todas las instituciones que dan soporte a la política.

Las acciones de un buen político se ven reflejadas cuando reconocen que la empresa de dirigir el rumbo de una nación no es tarea para uno, sino que requiere el apoyo de todos. El mismo Abascal anunciaba:

“Las democracias jóvenes como la nuestra no se mantienen estáticas, crecen y maduran conforme se desarrolla la cultura política de las personas, se fortalecen las instituciones, se respeta el Estado de Derecho y se aprende de la historia”.

Las acciones de un buen político hablan por sí mismas, no se necesitan de spots en los medios para darse a conocer. Para Carlos Abascal, hombre comprometido con su trabajo, la misión era clara: “Seamos ejemplo para las nuevas generaciones por medio de nuestra actuación responsable y comprometida con México”.

Para leer el discurso completo, da clic aquí.

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116