Jóvenes, un ejemplo de participación ciudadana

Palabras del Licenciado Carlos María Abascal Carranza, Secretario de Gobernación, durante la Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores XXVIII

Ixtapan de la Sal, Estado de México, 19 de mayo de 2006

Septiembre fue un mes difícil para los mexicanos, pues dos terremotos afectaron gravemente algunos estados de la República. Ante estos fenómenos naturales, la participación ciudadana no se hizo esperar, en especial por parte de los jóvenes.

Ante esta prueba de solidaridad nacional recordamos el discurso de don Carlos Abascal, donde mencionó dos claves para enfrentar las adversidades como un pueblo unido.

En ese entonces, el ex Secretario de Gobernación habló de la importancia de intensificar la colaboración entre Gobierno y sociedad materia de seguridad pública. Si bien este tema atañe directamente a instituciones específicas, la participación y el trabajo en equipo de los ciudadanos facilitó el rescate de personas afectadas por los recientes terremotos.

La rapidez y organización con la que los mexicanos actuaron fue impresionante. Voluntarios se presentaron en las zonas afectadas de día y de noche, centros de acopio aparecieron en cada rincón de México y las donaciones llegaron a través de distintas vías.

Este acto único de participación ciudadana demostró que un desastre de esta magnitud “se puede enfrentar con temor, se puede enfrentar con indecisión, se puede enfrentar con dudas, pero aquí hay mujeres y hombres de Estado que saben que este momento se debe enfrentar como un privilegio, como un privilegio para construir el país grande, justo, libre, próspero, con el que todos hemos soñado para nosotros y para nuestros hijos”.

Los jóvenes mexicanos nos demostraron que ellos contribuyen con la construcción de una sociedad participativa, y los gobernantes no pueden disminuir o menospreciar su compromiso con el desarrollo constante del país. México merece un gobierno que esté a la altura de sus ciudadanos.

La segunda clave para salir adelante en situaciones de crisis es una buena gobernabilidad, una que resuelva conflictos a través del diálogo y la negociación, pero que también sepa organizarse y actuar en estos casos.

El trabajo del Ejército y la Marina fue fundamental durante los días previos al terremoto del 19 de septiembre. Cada soldado, desde su especialidad, puso todo su esfuerzo en salvar todas las vidas posibles.

Los comunicados, los refuerzos en acciones de seguridad y planes de contingencia por parte del Estado también fueron importantes. Sin embargo, la gobernabilidad también implica prevención:

“Hoy más que nunca, tenemos el reto de anticipar los conflictos, los conflictos están presentes (…), necesitamos anticiparlos y evitarlos para que no adquieran dimensiones que sean aprovechadas por otros actores interesados en que estos conflictos desborden”. Declaró el Lic. Carlos Abascal.

Hoy, nuestro país debe sentirse orgulloso de la participación ciudadana y la solidaridad de los mexicanos, haciendo mención especial a los jóvenes. Ahora es momento de continuar con ese ímpetu de mantener nuestra nación en pie de distintas maneras.

“Hay muchas preocupaciones, hay muchos retos, hay recursos limitados, pero hay también la capacidad política y el talento suficientes para seguir avanzando, para ofrecer a todas y a todos los mexicanos la seguridad fundamental”.

Hay un pueblo dispuesto a dar lo mejor de sí mismo para mejorar la situación del país. Lo correcto es responder con un gobierno que se esfuerce tanto o más que sus ciudadanos para alcanzar tal cometido.

Para leer el discurso completo, da clic aquí.

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116