Políticos y empresarios unidos por la economía

Con apenas unas horas transcurridas del nuevo año, se anunciaba un nuevo aumento a las gasolinas en todo el país, medida que afectará a gran parte de la población.

Acontecimientos como este generan un ambiente de incertidumbre, pues se desconoce cuál será el rumbo que tomará la economía mexicana durante el transcurso de los días.

Políticos y empresarios deberán sentarse una vez más a replantear los objetivos y propósitos que se tienen para el desarrollo financiero del país, y darse cuenta que existe la necesidad de generar condiciones para que todos los sectores de la sociedad tengan las mismas oportunidades de crecer.

Un entorno así nos recuerda la incansable labor de don Carlos Abascal Carranza, quien, desempeñándose como presidente de COPARMEX Nacional, dejó su marca en favor de la economía del país.

En ocasiones, se llega a pensar que políticos y empresarios son fracciones distintas e incluso antagónicas, pensamiento que el Lic. Abascal refutaba por completo, ya que veía al sector industrial como un pilar que debe ayudar a sostener las finanzas de México.

Unión entre políticos y empresarios

Durante los años de 1995 y 1996, don Carlos Abascal lideró COPARMEX Nacional. Él sabía que no sería tarea sencilla, pues México vivía un panorama difícil para los sectores gubernamental y empresarial.

La reciente devaluación del peso y la firma del TLCAN en 1994, abrían un panorama riesgoso para las finanzas del país. Fue en ese contexto que Don Carlos se daría cuenta que, para enfrentar las crisis económicas, políticos y empresarios debían trabajar codo a codo.

Al frente de COPARMEX, el mismo Abascal reconocería:

“El mayor reto era cómo un organismo empresarial, se convirtiera en un facilitador de la transición democrática y en un actor proactivo y de construcción de unidad”.

El reto no era sencillo pues el panorama era difícil en esos momentos, y el Lic. Abascal lo sabía, pero también sabía que, como dirigente del Centro Empresarial, su esfuerzo: “…consistía en crear un clima de unidad, en un diálogo respetuoso entre los diferentes actores políticos, sociales y económicos”.

Un ejemplo a seguir

Políticos y empresarios no pueden permanecer en polos opuestos, velando por intereses propios, sino que deben unirse con el fin de crear mejores condiciones para el desarrollo del país.

Los líderes de la industria deben adquirir ese sentido de responsabilidad social con México, y junto con las fuerzas políticas servir a nuestro país, justo como don Carlos Abascal lo haría al frente de COPARMEX.

La mejor forma de hacer entender esta necesidad a políticos y empresarios sería a través del ejemplo. Desde la dirección del Centro Empresarial, Abascal Carranza impulsaría la ‘Nueva Cultura Laboral’, y el diálogo entre patrones y obreros.

Y es que ante momentos y oportunidades de renovar el rumbo de la economía en México, políticos y empresarios deben dejar atrás sus diferencias y buscar la unión de todos los sectores industriales.

Por otro lado, el sector gubernamental deberá incentivar y generar las condiciones necesarias para que las empresas del país encuentren un terreno adecuado para su crecimiento.

Al hacer su labor, ambos sectores estarán creando mayores empleos para la población, contribuirán a la generación de mayores ganancias económicas y, por lo tanto, a la construcción de un país más sólido.

En el contexto actual donde existe cierta incertidumbre frente a los acontecimientos económicos y democráticos del país, los políticos y empresarios deben recordar las acciones de don Carlos Abascal y, una vez más, unirse en pro del desarrollo económico de México.

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116