Pemex y sus trabajadores: Bases del desarrollo de México

Palabras del Secretario de Gobernación, Carlos María Abascal Carranza, durante la clausura de los trabajos de la XXIV Convención Extraordinaria del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

México, D.F; 27 de octubre de 2005

Desde que el Ingeniero Lázaro Cárdenas del Río nacionalizó el petróleo el 18 de marzo de 1938, la industria de los hidrocarburos ha sido parte importante del sustento y desarrollo de nuestro país, ya que para finales del 2016 representaba el 16% del PIB.

Pemex es la empresa estatal que se ha encargado de producir, transportar, refinar y comercializar el petróleo y gas natural de México, y aunque se ha visto envuelta en temas polémicos como corrupción y venta ilegal de combustibles, se mantiene firme gracias a sus trabajadores.

Fue durante la clausura de los trabajos de la XXIV Convención Extraordinaria del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, que el entonces Secretario de Gobernación, Carlos María Abascal, se pronunció en favor de Pemex y sus trabajadores.

Esta empresa son sus trabajadoras y trabajadores y sus directivos, empeñados a ser mejores personas; harán, no hay la menor duda de ello, una empresa cada vez más adecuada a las exigencias de los tiempos que enfrentamos juntos todos los mexicanos”.

Pemex y sus trabajadores son más que una institución, es el resultado del esfuerzo de sus empleados por convertirla en una compañía sólida y que beneficie al pueblo mexicano.

Durante su discurso, Abascal afirmó: “confiamos en que esta empresa que es y será de todas y todos los mexicanos, que esta empresa siga dándole a México el desarrollo que todas y todos necesitamos de este gran motor”.

Con lo anterior, don Carlos recalcaba la importancia que la empresa tiene para el país, siendo una de las bases económicas y de desarrollo más importantes, no sólo por su aporte financiero, sino por lo que representa: el petróleo en manos de los mexicanos.

Es cierto que problemas como los ‘huachicoleros’ y las alzas a los precios de las gasolinas, han mermado en la credibilidad de la labor de Pemex y sus trabajadores, y eso es algo que no se puede ocultar, el mismo Lic. Abascal afirmó:

“Hoy es necesario revisar el marco legal del desempeño de Petróleos Mexicanos; la revisión del régimen fiscal, la revisión del régimen de gestión, los procesos de mejora continua que permitan un pleno desarrollo”, con el fin de poder atender los problemas existentes y darles solución lo antes posible.

Pemex y sus trabajadores atraviesan momentos difíciles, pero depende de todos corregir el rumbo. No corresponde sólo al gobierno, ni a los dirigentes, sino al trabajo en conjunto, a la unión, esa de la que hablaba el Lic. Carlos Abascal cuando decía:

“Unidad que ha de difundirse a toda la nación mexicana, porque hoy México reclama que todas y todos sus hijos pongamos por encima y por delante el interés superior de la nación. México nos necesita”.

Dejar de lado la visión y persecución del beneficio personal o para un determinado grupo, es vital para el crecimiento y fortalecimiento de empresas como Pemex, cuyo fin último es el progreso de México.

Somos los protagonistas del desarrollo y nos organizamos económicamente en empresas, y nos organizamos políticamente en Estado para hacer posible la conquista de la justicia social y del bien común”. Apuntó Abascal durante su participación.

Pemex es de los mexicanos. Es un legado de historia, esfuerzo y lucha por hacer de este país algo mejor; es el resultado de la labor de sus trabajadores y dirigentes que, aunque con errores, mantiene paso firme y la vista en el porvenir. Para leer el discurso completo, da clic aquí.

 

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116