Democracia y partidos políticos en las elecciones

Palabras del Secretario de Gobernación, Carlos María Abascal Carranza, durante la inauguración del Primer Encuentro Nacional Sobre Prerrogativas, Financiamiento y Fiscalización a los Partidos Políticos, que organizó el Consejo Estatal Electoral de esta entidad.

Acapulco, Gro., 25 de mayo de 2006

Los grupos políticos de nuestro país siempre han estado en boca de la ciudadanía y no siempre para bien.

Lamentablemente, la reputación de los partidos políticos no es muy buena. No han sido pocos los casos de corrupción en que estos grupos de poder se han visto envueltos, y con ello, la imagen que proyectan como instituciones ha ido decayendo.

Falta poco tiempo para las elecciones federales donde escogeremos al nuevo presidente de la República, y las coaliciones no se han hecho esperar. La democracia y partidos políticos van de la mano porque no se puede entender uno sin el otro, y juntos son parte fundamental de la legalidad en el país.

Momentos de preparación electoral nos recuerdan las palabras del entonces Secretario de Gobernación, Carlos María Abascal Carranza, durante la inauguración del Primer Encuentro Nacional Sobre Prerrogativas, Financiamiento y Fiscalización a los Partidos Políticos, que organizó el Consejo Estatal Electoral del estado de Guerrero:

“Las elecciones son un momento de la expresión de la vida pública de los ciudadanos, por lo cual es necesario recuperar el hilo conductor de toda la democracia”.

Durante su discurso, el Lic. Abascal afirmaba que existían dos grandes objetivos de la democracia:

  • Que las personas ejerzamos nuestra libertad con responsabilidad y con la mayor amplitud posible.
  • Que todos tengamos cada vez más acceso a las oportunidades de desarrollo.

Si bien la democracia y partidos políticos en nuestro país no cuentan con total credibilidad, esto no significa que sean por completo instrumentos fallidos; por el contrario, son perfectibles, y con ello, la vida democrática de México se hace fuerte.

“La democracia es una manera de ser, es un compromiso con la vida, con los hombres, con las mujeres, con las personas concretas, para que, en efecto, podamos enorgullecernos de crear esas condiciones en las que la persona pueda florecer al máximo con todas sus potencias”, afirmaba Abascal durante su discurso.

Pese a la incertidumbre, parte importante en la democracia y partidos políticos es la confianza y respeto para nuestras instituciones, las cuales velan por mantener la legalidad de las elecciones.

El mismo Carlos Abascal declaraba: “El respeto al árbitro (refiriéndose al Instituto Nacional Electoral) tiene que ser incondicional, porque sólo así se garantiza que esta institución de Estado cumpla cabalmente con su cometido, obviamente siempre en el marco de la ley”.

El poder confiar en que las instancias como el INE y la FEPADE cumplirán cabalmente sus funciones, y se comprometan a garantizar un proceso electoral transparente y justo, fortalece la vida democrática de nuestro país.

No debemos olvidar que “todos somos idénticos frente a la ley y que, por lo tanto, el primer principio fundamental a observar en un proceso electoral es la legalidad”.

La democracia y partidos políticos deben ir de la mano en la búsqueda de garantizar un Estado de Derecho, donde la elección de un gobierno se efectúe bajo las normas y estatutos que la ley ha marcado.

Este no es un esfuerzo únicamente de un solo lado, sino que Gobierno y sociedad ha colaborado con la creación de instituciones que fortalecen el proceso electoral, las que sancionan a quienes quieren pasar por encima de la ley, o las que se encargan de garantizar la transparencia, como el INAI.

El mismo Carlos Abascal afirmaba que en el pueblo mexicano “hay una voluntad política indeclinable de avanzar por el camino de la democracia, para de esta manera construir el país grande, justo, libre y próspero con el que todos soñamos”.

En un México donde se busca la consolidación de un proceso político transparente y justo, la democracia y partidos políticos deben ser los principales actores que pugnen por garantizar elecciones realizadas bajo la estricta observancia de la ley.

Para leer el discurso completo, da clic aquí.

Biografía Un cristiano en la vida pública: Carlos María Abascal Carranza

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116