Candidaturas independientes en el proceso electoral

El próximo 19 de febrero, los aspirantes a candidaturas independientes en las elecciones de este año deberán entregar las firmas de apoyo recaudadas, mismas que les permitirán entrar de lleno a la contienda por algún puesto público.

A partir de ese momento, comenzará el registro de los candidatos y definirá el inicio de las campañas políticas (1 de marzo fecha tentativa); estas culminarán 90 días después para dar paso a la jornada electoral el primero de julio.

Pero, ¿qué implica el hecho de que existan candidaturas independientes en las próximas elecciones?

Candidaturas independientes

Este fenómeno significa apertura política y fortalecimiento de la democracia en México. En la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, se establece que las candidaturas independientes son una vía para que los ciudadanos sin afiliación a algún partido político, puedan contender por un cargo de elección popular.

Desde el 2012, se planteó esta modalidad y sólo dos años después fue aprobada para poder competir por los cargos de: presidente, senadores y diputados federales.

Este acto demuestra que las peticiones de la sociedad son atendidas, y el sistema legislativo está comprometido con el ajuste a las demandas que exigen nuestros tiempos. Como dijo el ex Secretario de Gobernación, Carlos Abascal Carranza:

“Este compromiso deriva de un compromiso más amplio (…), buscamos gastar nuestro tiempo, nuestra vida, nuestro capital político, nuestra responsabilidad en el servicio a México, con el ánimo de hacer nuestra parte, de contribuir con nuestro grano de arena a la construcción de la justicia social, del bien común, a través de la maduración de la democracia mexicana”.

Además, las candidaturas independientes son un ejemplo de que la ciudadanía busca una participación más activa en los procesos decisivos del país. Los mexicanos ya no se conforman con las opciones ofrecidas por los partidos políticos, buscan generar otras alternativas.

El lado contrario

Sin embargo, no toda la sociedad está totalmente convencida de que las candidaturas independientes sean una verdadera fuente de cambio.

Sólo 4 de cada 10 mexicanos piensan que un contendiente sin afiliación política puede ganar la elección. Además, algunos sectores de la población consideran que no todos los candidatos independientes realmente lo son, y piensan que los partidos políticos están detrás de estos contendientes.

También se ha mencionado que las candidaturas independientes son la consecuencia de un desencanto institucional y la falta de confianza en los partidos políticos.

Es cierto que la búsqueda de alternativas proviene de la necesidad de cambiar algo en nuestro entorno; sin embargo, la llegada de los candidatos independientes no es razón para satanizar el trabajo de otras fuerzas políticas.

La flexibilidad de opciones en el proceso electoral es sólo una forma de mostrar a la ciudadanía que existe firmeza, mas no rigidez, en nuestra legislación; que el Gobierno Federal está dispuesto a abrir sus puertas a los ciudadanos y hacerlos partícipes más allá de ejercer su derecho al voto.

Si la sociedad ha optado por otras modalidades para alcanzar cargos públicos es signo de crecimiento, no de estancamiento; de inclusión, no de exclusión.

En alguna ocasión, don Carlos Abascal afirmó que él creía “en la democracia mexicana que se encuentra en un proceso de maduración, esta famosa transición democrática mexicana, muy pertinente, muy hermosa, que a todos nosotros nos toca impulsar”.

Las candidaturas independientes son un parteaguas en la lucha constante por hacer un México más justo, hagámoslo valer con una participación informada en las elecciones.

Transformemos los prejuicios y pensamientos negativos en acciones conjuntas para el bien de todos los mexicanos.

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116