La ética como búsqueda del bien común

Palabras del Secretario de Gobernación, Carlos María Abascal Carranza, durante la ceremonia de entrega de conclusiones del primer Foro Ético Mundial, realizada en el hotel Fiesta Americana.

México, D.F., 29 de enero del 2006

Desde nuestros primeros pasos y entendimiento, la ética siempre ha sido mencionada e inculcada en el hogar y la escuela. Su importancia radica en que forma parte de la construcción de una sociedad sólida en democracia y valores.

Recientes acontecimientos en nuestro México, como el atentado contra el Padre Miguel Ángel Machorro en la Catedral Metropolitana, y los continuos ataques a periodistas, hacen que nos preguntemos: ¿Dónde han quedado nuestros valores?, ¿cómo es que llegamos a esto?, ¿acaso ya no existe el respeto por el prójimo?

En el marco de la ceremonia de entrega de conclusiones del primer Foro Ético Mundial, el Lic. Carlos Abascal felicitó y destacó la labor del comité organizador, por dedicar un tiempo especial para la reflexión en torno a la ética, valor que hoy día parece perderse.

Durante el discurso, Abascal expuso: La ética, como conjunto de valores universales escritos en el corazón del hombre desde siempre, es un peligro para la libertad en el neoliberalismo pues le pone fronteras definidas”. Con dicha declaración, hizo referencia a las democracias y políticos que, en la búsqueda de su bien, optan por violar valores universales y “lavarse las manos” de acciones que perjudican a quienes les rodean.

Las democracias actuales se han edificado sobre una base de valores morales, sin embargo, se han dado casos en los que estos se han tergiversado para favorecer a unos pocos, o complacer la opinión de la mayoría.

Ante esta falta de sentido ético, el Lic. Abascal advirtió: “…muchos jóvenes ven que los adultos hablamos mucho de ética, pero no damos testimonio ético en nuestra conducta”.

¿Cómo podríamos exigir acciones guiadas por este valor, cuando hemos sido nosotros mismos quienes la hemos menospreciado y casi olvidado por completo?

En la familia como primer núcleo de aprendizaje, radican las bases para la formación de individuos con una moral objetiva y llena de conciencia, que sepan anteponer la verdad a sus intereses personales.

“No se vale exigir a otros lo que uno no está dispuesto a hacer. El testimonio es insustituible, el político más que exigirle a la comunidad justicia y verdad, lo que tiene que darle a la comunidad es justicia y verdad”.

La educación recibida dentro del hogar y posteriormente en la escuela, debería transformarse en conciencia de responsabilidades para con nuestros semejantes, y así ser partícipes de una convivencia cívica donde la ética sea una acción y no sólo un discurso.

Durante el evento, el Lic. Abascal también apuntó: “…necesitamos recuperar el amor. El amor vuelve luminoso todo acto humano, el amor le da sentido al ejercicio de la ética, el amor le da contenido y fin al ejercicio de la ética. (…) Sí, también la política necesita recuperar el amor, porque no se puede perseguir el bien común si no es justamente amando a aquellos cuyo bien quieres”.

En este sentido, Abascal exhortó a los políticos del país a buscar el bien común, a construir democracia más sólida y llevar la ética más allá del plano discursivo.

Inculcar valores es una tarea compartida que involucra a la familia y al Estado, pues estos le dan sentido a la democracia y, por lo tanto, a una sociedad libre.

Para leer el discurso completo, da clic aquí.

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116