Día de muertos y otras tradiciones mexicanas

La preservación de las tradiciones mexicanas es una forma de asegurar en el futuro la valiosa diversidad y el patrimonio cultural que México puede ofrecer al mundo.

A poco tiempo de festejar el Día de Muertos, resulta importante rescatar la historia, identidad, creencias y misticismo que envuelve a ésta y otras tradiciones mexicanas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha proclamado siete tradiciones mexicanas como patrimonio inmaterial de la humanidad, las cuales define como:

“Aquel patrimonio que debe salvaguardarse y consiste en el reconocimiento de los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas transmitidos de generación en generación y que infunden a las comunidades y a los grupos un sentimiento de identidad y continuidad, contribuyendo así a promover el respeto a la diversidad cultural y la creatividad humana”.

Día de Muertos

Una de esas siete tradiciones es el conjunto de celebraciones indígenas dedicadas a los muertos. Cada festejo tiene su particularidad, dependiendo de la zona en la que se lleve a cabo. Sin embargo, lo que une a estas fiestas es la idea de celebrar a quienes han fallecido durante su retorno a la tierra.

El 1 de noviembre está dedicado a las almas de los niños que ya no están con nosotros, y el 2 se conmemora a los adultos. Aunque, para algunas comunidades, la celebración empieza días o incluso semanas antes.

En estas fechas se recuerda a las personas fallecidas con alegría y mucho entusiasmo. Se trata de demostrarles nuestro amor y, por tal razón, es común ver arreglos florales, música, danza y ofrendas con veladoras, bebidas, fruta, calaveras de azúcar y dulcería de todo tipo.

Algunos ejemplos de fiestas a lo largo de la República Mexicana son:

  • Pomuch y sus muertos limpios, al norte de Campeche
  • La danza de los Huehues, en la Sierra Mazateca de Oaxaca
  • La fiesta de los Diablos, en Cuajinicuilapa, Guerrero

Otras tradiciones mexicanas

Un artículo no basta para enlistar todas las tradiciones que hay a lo largo de todo el país. Sin embargo, dos de las más conocidas a nivel mundial son:

  • El Mariachi, la música de cuerdas, trompeta y canto. Una de las zonas en las que más se disfruta es en la mundialmente reconocida Plaza Garibaldi, en la Ciudad de México.
  • Ceremonia de los Voladores de Papantla. Este es un ritual religioso que ofrece un culto a la fertilidad, llevado a cabo desde el Periodo Preclásico Medio Mesoamericano. Se ha preservado entre comunidades como los nahuas, los totonacos de la Sierra Norte de Puebla.

México es un país pluricultural. Esta riqueza y diversidad le ha permitido obtener reconocimientos a nivel mundial, y todo gracias a la preservación de la cultura a través de los años. De ahí la importancia de conservar nuestra identidad y las tradiciones mexicanas.

Biografía Un cristiano en la vida pública: Carlos María Abascal Carranza

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116