Carlos, nombre de reyes

Al licenciado Abascal le gustaba su nombre completo: Carlos María, sin embargo, en confianza, el nombre de Carlos lo enorgullecía, ya que había leído que el suyo era un nombre de reyes, que recordaba con un acróstico.

Como responsable de la imagen institucional de las secretarías de Trabajo o Gobernación y personalmente de la del secretario, debía cuidar todos los detalles.

Posicionar a Carlos Abascal, cuyo nombre era conocido por su paso por Coparmex, por Vertebra, por sus actividades cívicas, políticas y religiosas era mucho más sencillo que, ahora, vender a un nuevo nombre: Carlos María. Por lo mismo, siempre procuraba elaborar los boletines, discursos o comunicados oficiales únicamente con el primer nombre…

Hasta que un día me dijo, al ver en un borrador de boletín que había tachado el “María”: “…  a mi me gusta mucho mi nombre completo: Carlos María…”.

Entendí. No había duda. Además, así se llamaba.

Lo que pasa es que, muy en confianza, el nombre de Carlos lo enorgullecía. Siempre lo presumía y lo bromeaba, sobre todo con sus tocayos.

Y, si tenía oportunidad, platicaba la historia completa:

Contaba haber leído a un Carlos que afirmó que el suyo era un nombre de Reyes. Y como prueba recordaba el acróstico que se forma con cada una de las letras:

C   Cristo, el rey de la creación

A   Águila, la reina de las aves

R   Rosa, la reina de las flores

L   León, el rey de los animales

O  Oro, el rey de los metales

S   Sol el rey del firmamento

Pocas veces se mostraba orgulloso. Pero al hablar de su nombre, sin duda lo hacía y, además, era inmejorable oportunidad para halagar a sus tocayos…

Anécdota del Lic. Herminio Rebollo

Biografía Un cristiano en la vida pública: Carlos María Abascal Carranza

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116