10 retos de los jóvenes políticos

Hoy día, la política ha perdido credibilidad ante el pueblo mexicano. La sociedad ve a los gobernantes del país como oportunistas que se deleitan del poder sin asumir la verdadera responsabilidad que implica gobernar.
Por otro lado, los jóvenes han sido un ejemplo de participación ciudadana, de unión y trabajo para levantar al país en momentos de crisis. ¿Qué pasaría si toda esta generación tomara las riendas de la política mexicana?
10 retos de los jóvenes políticos
Don Carlos Abascal, ex Secretario de Gobernación, afirmaba que “para transformar el poder, hay que transformarse a uno mismo”. No importa si los jóvenes tienen muchas o pocas actitudes personales, mediante la experiencia podrán construir una nueva manera de hacer política al servicio de la gente.
Aquí desglosamos 10 retos que deben trabajar día con día para concretar su formación como servidores públicos.

1. Plena conciencia de su papel

Es cierto que los jóvenes políticos tienen mucho por aprender. Sin embargo, al obtener un cargo público ya deben contar con un elevado conocimiento y una profunda conciencia de su puesto y obligaciones.

 

2. Reflejar credibilidad

Misma que se logra cuando tu pensamiento, tu palabra y tu actuar se corresponden. Un político con credibilidad inspira confianza y puede liderar de mejor manera.

 

3. Trabajar por el bien común

Los jóvenes políticos deben pensar día a día cómo dar el máximo en la posición que desempeñan, en favor del pueblo antes que del interés personal.

Es vital que su trabajo sea identificado por la gente como una labor vinculada al bien común.

 

4. Mantener una coherencia

El trabajo del joven político no debe perder de vista los valores, principios y objetivos que lo guían, pues sólo así se mantiene una coherencia entre palabras y acciones.

Si no hay una congruencia en el comportamiento, el rechazo de la sociedad será inevitable.

 

5. Trabajar por la unidad

 Los jóvenes políticos deben tener presente que el hacer público debe apostar por acuerdos entre las distintas fuerzas políticas, en favor de la sociedad.

 

6. Búsqueda de un cambio radical

La política es ese instrumento de la democracia que puede generar un cambio radical para el país, de forma pacífica y a través del diálogo.

El joven político debe trabajar en pro de que más personas tengan acceso a más oportunidades de desarrollo, con el fin de mejorar su calidad de vida.

 

7. Aprender a escuchar

Sin importar la experiencia que adquieran en su trayectoria partidista, siempre será mejor para cualquier político oír segundas opiniones. Saber escuchar les permitirá dar respuestas eficaces a los problemas que se les plantean.

 

8. Saber dialogar con todos

Dialogar es construir soluciones y acuerdos, de ahí la importancia de realizarlo día tras día y con todos los actores sociales (gobierno, instituciones y ciudadanía).

Un buen diálogo implica disponibilidad de escuchar, expresar y consensar para la toma de decisiones.

 

9. Poder al servicio de la ciudadanía

Los jóvenes políticos no deben olvidar que son servidores públicos, y el poder que se les otorga es para mejorar la calidad de vida de los mexicanos.

La humildad y el compromiso con la sociedad deben permear cada una de sus acciones.

 

10. No tener miedo

Un buen político confía en sus conocimientos, decisiones y metas, por lo que no debe tener miedo de proponer y defender sus ideales.

Y no temer porque sabe que su meta es la construcción del bien común, porque trabaja en equipo, porque no tiene cola que le pisen.

 

Estos 10 retos se sintetizan en tres verbos fundamentales: saber (estudiar), amar y servir. Si nuestros jóvenes políticos construyen su carrera sin perder de vista estos elementos, el pueblo mexicano al fin tendrá el gobierno que se merece.

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116