3 actos fundamentales de amor a la patria

Versión de las palabras del Secretario de Gobernación, Carlos María Abascal Carranza, durante la ceremonia de incineración y abanderamiento a escoltas de diversas instituciones educativas, que se llevó a cabo en la explanada central de la Secretaría de Gobernación.

México D.F., 22 de noviembre de 2006

Estamos por iniciar el 2018, año importante para México ya que se llevará a cabo el proceso electoral más importante del país, donde se elegirá al próximo Presidente de la República, además de 128 senadores y 500 diputados.

Este evento definirá el rumbo del país durante los próximos seis años, por lo que debe prepararse con mucho cuidado por parte de las distintas fuerzas políticas, instituciones y ciudadanía, para que cada acción refleje nuestro compromiso y amor a la patria.

Actos de amor a la patria

Hace once años, el Lic. Carlos Abascal, ex Secretario de Gobernación, pronunciaba un discurso ante escoltas de diversas instituciones educativas, donde habló de aquellos actos que fortalecen al país, y reconocen el esfuerzo de las personas que forjaron la vida democrática que prevalece hasta nuestros días.

El primero de esos actos es comprender y llevar a la práctica el verdadero concepto de democracia, así como lo que ella implica, ya que como él afirmaba:

“La democracia va más allá de sólo limitarse a respetar a los otros, la democracia va más allá porque cada persona en democracia se hace responsable de que los demás puedan ejercitar sus derechos, porque los demás se hacen responsables de que cada uno ejerza sus derechos”.

Vivir la democracia significa ejercitar día a día nuestra libertad de manera responsable, para que de esta manera los mexicanos nos desarrollemos en un ambiente de justicia.

Aquí es donde entra el segundo acto de amor a la patria, que implica usar la política como “el instrumento principal (…) para resolver problemas y aprovechar las oportunidades”, pues sólo así se podrá “construir una sociedad democrática que se convierta en una sociedad justa, cada vez más justa”.

Para alcanzar dicho objetivo, la política debe entenderse como ese camino que nos permite, a través del diálogo entre todos los actores sociales, resolver los problemas y aprovechar las oportunidades para mejorar la vida de los mexicanos.

El tercer acto de amor a la patria es entender y honrar los símbolos patrios por medio de una conducta cívica, pues estos representa ideas, ilusiones, aspiraciones de millones y millones de mexicanos que nos han precedido”.

Don Carlos afirmaba que, si se conoce más a fondo el trayecto en la configuración de estos símbolos, se comprenderá más el pensamiento de quienes los conformaron; y, por lo tanto, su esfuerzo se honrará de mejor manera.

Pero honrar no sólo significa conmemorar aniversarios, pronunciar discursos o rendir honores. Honrar es ayudar al prójimo sin distinción alguna y trabajar día a día por el bien común de todos los ciudadanos.

Cada mexicano, desde su especialidad y campo de acción, debe adquirir el compromiso de amar y servir a los demás, de defender los derechos humanos y ejercer con plena conciencia sus libertades, pues como diría Carlos Abascal:

“Amar a la patria no es amar algo en abstracto, no es amar unos colores o una textura, amar a la patria significa amar a las personas de carne y hueso, a las personas con sus aspiraciones, con sus ilusiones, con sus molestias, con sus frustraciones; amar a la patria significa, en última instancia, conocerla, servirla”.

 

El siguiente año será crucial para que no sólo los contendientes, sino también la sociedad en su totalidad, puedan reflejar estos tres actos de amor a la patria.

Así como los candidatos tienen la tarea de crear un proyecto de nación favorable para el pueblo mexicano, nosotros como individuos tenemos el compromiso de informarnos y ejercer un voto responsable. No olvidemos que nuestro futuro depende de ello.

Biografía Un cristiano en la vida pública: Carlos María Abascal Carranza

Suscribirse

Contáctanos

Dirección
direccion@fundacioncarlosabascal.org
Teléfonos
80 00 3183 ext. 116